Nace Lucía Sánchez Saornil, fundadora de Mujeres Libres

Cuando:
13/12/2017 todo el día
2017-12-13T00:00:00+01:00
2017-12-14T00:00:00+01:00

 

Un día como hoy, en 1895, nace en Madrid, en el seno de una familia pobre, Lucía Sánchez Saornil. Poetisa, periodista y fundadora de Mujeres Libres, rama feminista de la CNT.

Estudia pintura en la Academia de Bellas Artes de San Fernando a la vez que trabaja como telefonista. En la Academia de Bellas Artes se relaciona con la vanguardia literaria de la época. En 1918 publica sus primeros versos en la revista literaria “Los Quijotes”. También publica en las revistas “Grecia”, “Tableros”, “Plural”, “Manantial” y “La Gaceta Literaria”. Publica bajo el seudónimo masculino de Luciano de San-Saor.

El modernismo es la corriente elegida al principio, para pasarse luego al ultraísmo. Su producción poética fue pionera en el uso del erotismo femenino y del amor lésbico. En algunas páginas feministas aparece ella como fundadora de este movimiento, para luego desaparecer. En el movimiento sólo figuran hombres, ni la mencionan (ver). Ella era muy joven, feminista, lesbiana y sin acceso a tertulias literarias.

Se implica en el movimiento anarquista. Secretaria de redacción de la CNT de Madrid. Allí reafirma su postura feminista defendiendo que la lucha de la mujer no debe estar supeditada a la lucha de clases e insta a los anarquistas a que empiecen a liberar a las mujeres de sus prejuicios en sus propias casas. Lucía Sánchez Saornil empieza a sufrir el machismo dentro de su propia organización, la CNT y la FAI.

Antes de la guerra civil española, en el 36, Lucía, junto con Mercedes Comaposada y Amparo Poch, fundan la organización femenina “Mujeres Libres”, sección femenina de la CNT, en la que posteriormente se crea una publicación con el mismo nombre, de la que es editora y redactora. Tuvieron una afiliación de 20.000 mujeres al estallar la guerra pero fueron desplazadas de toda acción dentro del propio movimiento, quedando relegadas a la intendencia.

Obras: “Romancero de Mujeres Libres”, “Horas de Revolución” en 1938.

Después de la victoria fascista, se exilia a Francia. Para escapar a la deportación, vuelve secretamente a España en 1942, primero a Madrid. Continúa en la clandestinidad hasta 1954. Entonces se traslada a Valencia, donde muere el 2 de junio de 1970.

América Barroso, su inseparable compañera hizo poner como epitafio en su tumba “Pero… ¿es verdad que la esperanza ha muerto?”

Puño en alto mujeres del mundo
hacia horizontes preñados de luz
por rutas ardientes,
los pies en la tierra
la frente en lo azul.
Afirmando promesas de vida
desafiemos la tradición
modelemos la arcilla caliente
de un mundo que nace del dolor.
¡Qué el pasado se hunda en la nada!
¡qué nos importa el ayer!
Queremos escribir de nuevo
la palabra MUJER.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Digg thisEmail this to someonePrint this page

Comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*