25N.- Contra las violencias machistas, LUCHA FEMINISTA!!!

Hoy, 25 de noviembre jornada de lucha contra las violencias machistas, un año mas desde Feministas en Lucha Málaga (FELMA) declaramos nuestro más firme rechazo a todo acto de fuerza, intimidación, poder o abuso ejercido contra nosotras por el simple hecho de ser mujeres.

Sabemos que todas y todos vivimos en una sociedad patriarcal que está diseñada para el control y sometimiento de las mujeres a través de roles jerarquizados tradicionales, aunque desde los sectores mas retrógrados de nuestra sociedad se insista en que en nuestro país ya existe la igualdad plena y se nieguen incluso las violencias machistas, tergiversando, manipulando y mintiendo de manera insidiosa sobre el movimiento feminista.

Nosotras jamás hemos sostenido que todos los hombres son violentos, lo que afirmamos de manera rotunda es que este sistema en el que vivimos está perfectamente diseñado para que lo sean, alimentando impunemente el continuismo de las violencias machistas con sentencias injustas donde, a veces incluso se criminaliza a las propias víctimas; la burda propaganda mediática demonizando el feminismo; mantras negacionistas de la realidad de las mujeres; todo esto sumado a la nula implantación de un sistema que lleve la verdadera coeducación a las aulas desde el inicio de la escolarización  y las continuas injerencias de la Iglesia tanto a nivel político, como judicial. Sirva de ejemplo la reciente condena de nuestra compañera Eli por un delito contra los sentimientos religiosos.

Vivimos tiempos confusos y estresantes y eso como siempre, repercute de manera mas directa sobre nosotras. Esta pandemia que llevamos padeciendo muchos meses, ha puesto de manifiesto mas que nunca las desigualdades y los déficit de este sistema patriarcal y capitalista en cuestiones tan básicas como la sanidad y la educación públicas, saqueadas desde hace décadas por todos los gobiernos, fuesen del color que fuesen, en favor de la empresa privada; así como de los servicios sociales y asistenciales y el cada vez mas difícil acceso a la vivienda por parte de la clase trabajadora o lo que es lo mismo, la inmensa mayoría de la población.

Pues bien, por si esto no fuese suficiente muchas mujeres se han visto obligadas a confinarse con sus agresores confirmando desde el propio Ministerio de Igualdad que las llamadas al 016 se incrementaron durante los meses del confinamiento hasta un 60% con respecto a las que se registraron en el mismo periodo del año pasado y que en este mes de octubre las consultas online contabilizadas suponen un aumento del 157,6% con respecto a octubre del 2019.

Según Feminicidio.net se han registrado 80 feminicidios y otros asesinatos de mujeres en lo que llevamos del año 2020 en España, lamentablemente todas sabemos que desde el momento de escribir este comunicado hasta su publicación posiblemente el número habrá aumentado.

Somos conscientes de que las frías cifras nunca puedan reflejar la magnitud de las tragedias personales y familiares que desatan estas violencias, pero en un sistema altamente burocratizado debemos reflejarlas, sin olvidar ni por un instante que detrás de cada número que se suma a este siniestro contador hay una mujer asesinada, una vida arrebatada que deja atrás hijas e hijos, madres y padres, hermanxs, amigxs, victimas también todas ellas que no se reflejaran en los datos oficiales.

La violencia machista es la que ejerce el hombre contra la mujer, pero también la que ejercen los gobiernos y el sistema judicial permitiendo a los maltratadores la custodia de los hijos, es la violación sistemática de mujeres cada vez más jóvenes, pero lo es también la desestimación y la sospecha de los juzgados de que tras cada denuncia hay un consentimiento tácito. Violencia contra las mujeres es echarlas de sus casas, cuando han perdido lo poco que tenían y siguen siendo las sustentadoras del hogar; es tenerlas “empleadas” en sus flamantes y elitistas casas llamándolas “internas”, cuando el trato es de esclavas, como se ha podido constatar también desde el inicio de la pandemia viéndose muchas veces obligadas a permanecer encerradas en las casas en las que trabajan al cuidado de ancianos y enfermos, incluso de COVID, exponiendo su propia salud.
Violencia machista es también no solo no combatir la prostitución y los vientres de alquiler, si no perpetuarlas haciendo que en el imaginario colectivo los deseos de unos se conviertan en derechos aún a costa de pisotear los derechos más fundamentales de las mujeres.

Porque todas y todos sabemos que la pobreza -expresión violenta de este sistema capitalista que nos domina- tiene rostro de mujer nos preguntamos:

¿Qué está haciendo este gobierno progresista cuando siguen asesinando y violando impunemente a mujeres?

¿Qué les dirán a tantas pensionistas, camareras, madres e hijas cuidadoras asfixiadas por la miseria?

¿Qué piensan hacer cuando llegue la ola de desahucios que nos vienen anunciando fruto de la nueva crisis provocada por la pandemia y que una vez mas afecta al eslabón mas abandonado de la cadena, que no el mas débil y que somos las mujeres trabajadoras?

Estamos hartas de ser siempre quienes acabamos pagando más caro todas las taras e injusticias de la criminal alianza patriarcado-capitalista.

La desigualdad entre hombres y mujeres es la que dibuja TODOS los tipos de violencias porque este sistema hoy como siempre y aún mas en tiempos de crisis y pandemias, necesita de mano de obra barata, cuando no gratuita e incluso esclava para seguir alimentándose.

Es por eso que desde FELMA creemos que en estos tiempos se hace mas necesaria que nunca la lucha feminista y denunciamos:

  • Los recortes en todos los presupuestos destinados a acabar con las violencias hacia las mujeres vengan del partido que vengan.
  • A esa derecha rancia que se mantiene en el poder en Andalucía sustentada por la extrema-derecha filofascista, la misma derecha retrógrada y machista que se perpetua en el gobierno local financiando instituciones religiosas que niegan el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y que nos culpabilizan de la violencia ejercida sobre nosotras mismas y a la vez vienen cada año a hacerse la foto apoyando campañas por la igualdad, con un tratamiento irreal de las mujeres víctimas de maltrato, desconsiderando el infierno que padecen y el trato indolente por parte de las propias instituciones que ellos representan.
  • Denunciamos a este gobierno autodenominado progresista, por quedarse tan solo en el discurso y no dotar de los recursos imprescindibles para implementar políticas igualitarias efectivas que abarquen desde la implantación real de la coeducación en las aulas a una sanidad que aborde la salud desde las perspectivas fisiológicas y psicológicas de las mujeres.

Somos más de la mitad de la población del mundo y no podemos consentir que se nos mate, se nos empobrezca y se nos intente borrar de manera sistemática. NO LO VAMOS A PERMITIR.

CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS ¡LUCHA FEMINISTA!


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*