30E FELMA apoya la huelga en Euzkadi

Las feministas en lucha de Málaga, al igual que nuestras compañeras y compañeros de sindicatos, partidos y movimientos sociales, queremos manifestar nuestro apoyo a la jornada de huelga general convocada para el 30 de enero en Euzkadi por un movimiento de pensionistas comprometido con la defensa constante de unas jubilaciones dignas.

Las mujeres queremos añadir nuestras demandas a las presentadas por todos los grupos que apoyamos este día de lucha porque nuestros derechos, si se alcanzan, benefician a todos: mujeres y hombres, jóvenes y mayores.

Exigimos que se acabe con la brecha de las pensiones, que es el resultado de la situación laboral que padecemos las mujeres a lo largo de nuestra vida. Si, según los datos del INE, la pensión de jubilación media de un varón a 1 de noviembre de 2019 es de 1.317,50 euros, la de una mujer se reduce a 860. El paro, los trabajos más precarizados, a tiempo parcial, el abandono del trabajo por el cuidado de familiares, todas esas situaciones que sufrimos en mayor medida las mujeres, hacen que nuestras cotizaciones ya de por sí menores, se reduzcan notablemente. Es preciso que se tomen todas las medidas necesarias para el absoluto cumplimento de la igualdad de salario entre mujeres y hombres, que las empresas no puedan esconderse en complementos, dietas y otras retribuciones que escapan a los convenios para pagarnos menos por el mismo trabajo. Es necesario que haya más mujeres en los puestos de toma de decisión de empresas, pero sobre todo es inaplazable que las haya en los sindicatos de clase.

Exigimos la equiparación con sus compañeros en las pensiones de las trabajadoras del campo, la regulación del trabajo doméstico y la valoración de las tareas de cuidados, de manera que supongan para quienes los realizan un salario adecuado y la certeza de una pensión digna.

Y todo esto que reivindicamos para nosotras es solo un mínimo para avanzar en las demandas comunes que exigimos: porque no queremos igualarnos a nuestros compañeros en las malas condiciones, sino alcanzar juntxs todos nuestros derechos.

Finalmente, nos gustaría sumar nuestra voz a la de los trabajadores, jubilados y jóvenes que mantienen huelgas indefinidas en París y cuyo tesón y firmeza son un ejemplo para todas nosotras. Su lucha nos recuerda que no hay otra manera: los poderosos no cederán sus privilegios, no cambiará el sistema de distribución de la riqueza diseñado a favor de la clase capitalista, si no lo cambiamos nosotras junto a vosotros; no hay gobierno progresista o conservador que se atreva siquiera a proponerlo.

Solo la lucha constante de las mujeres y los hombres de la clase obrera en todas partes doblegará sus voluntades.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*