Día por la igualdad salarial entre mujeres y hombres

Cuando:
22/02/2017 todo el día
2017-02-22T00:00:00+01:00
2017-02-23T00:00:00+01:00

El salario anual de las mujeres debería incrementarse un 30% para equipararse al de los hombres, según señala CCOO en el informe “Brecha Salarial: El peaje de la discriminación” elaborado por la Secretaría confederal de Mujer e Igualdad del sindicato. Esto quiere decir que las mujeres tendríamos que trabajar 109 días más al año para ganar el mismo salario que un hombre, por realizar el mismo trabajo o trabajos de igual valor. Y además estamos ante una doble brecha salarial.

…las mujeres tienen una doble brecha en el mercado de trabajo: por una parte, cobran un salario por hora inferior al de los hombres y, por otra, siguen trabajando mayoritariamente a tiempo parcial, lo que conlleva menor salario y cotización, y una mayor desprotección social en las situaciones de desempleo y pensiones por jubilación… (Ana Herranz, responsable de la Secretaría de Mujer e Igualdad de CCOO)

El informe explica que el menor salario de las mujeres se debe a diversos factores: tipo de jornada, tipo de contrato, edad, ocupación, nivel de estudios… que condicionan su acceso laboral en igualdad con los hombres y el logro de un salario similar. Así, aún cuando las mujeres son quienes tienen mayoritariamente jornada parcial (27% de las que tienen empleo), los hombres con este tipo de jornada (8%) ganan, de media, 338 euros más al año que las mujeres; una diferencia que en la jornada a tiempo completo asciende a 3.276 euros.

Además, las mujeres se concentran en sectores y ocupaciones en las que las remuneraciones son más bajas y las oportunidades de formación y de “carrera profesional” son limitadas.

La brecha salarial entre sexos se produce en todas las ocupaciones, indistintamente de su mayor o menor grado de cualificación. No obstante, la brecha salarial entre ambos sexos es menor en el grupo de ocupaciones “alta” (directivos, técnicos y profesionales y técnicos de apoyo) que en el grupo “media” (administrativos, servicios, trabajadores cualificados agricultura, construcción e industria) y baja (trabajadores no cualificados).

A las condiciones laborales de las mujeres también hay que sumar la asunción, casi en exclusiva, de las tareas de cuidados, situación que influye y condiciona su desarrollo profesional. Si la tasa de empleo masculina es superior a la femenina, cuando se introduce el hecho de tener hijxs esta situación se agudiza. La tasa de empleo masculina aumenta con el hecho de tener descendencia, en cambio esta situación es inversa en las mujeres. Aquellas que no tienen hijos poseen una tasa de empleo 7 puntos superior frente a las que sí tienen hijos.

El 35% de las mujeres inactivas por cuidar a personas dependientes tenía entre 35 a 44 años y el 26% de 25 a 34 años. El 42% de las mujeres de 35 a 44 años inactivas por cuidar a personas dependientes afirma como motivo de la inactividad no poder costear los servicios adecuados para el cuidado de menores, y un 13% de mujeres inactivas de este grupo de edad declara no poder costear los servicios adecuados para el cuidado de adultos.

A pesar de que las mujeres son mayoría en formación en estudios superiores, el mayor nivel de formación de las mujeres trabajadoras no se traduce en un mayor salario medio. Con independencia del nivel de formación, la diferencia salarial persiste y aumenta. Los hombres con titulación universitaria ganan, de media, 9.495€ más que las mujeres universitarias, aún cuando el 47% de las mujeres entre 25 y 44 años está en posesión de titulación universitaria, frente al 37% de los hombres.

Por rama de conocimiento, el 65% de las mujeres tituladas universitarias en el curso 2009-2010 se decantaron por ciencias sociales y jurídicas, el 11% lo hicieron por ingeniería y arquitectura. En función del tipo de jornada y nivel de estudios, el salario de las mujeres con segunda etapa de educación secundaria y jornada completa tiene que aumentar el 28% para equipararse al de los hombres.

Y ahora qué? Cómo acabamos con esta brecha? En elblogsalmon.com proponen unas medidas que son interesantes. Además centran el tema en el compromiso por parte de los estados y de las instituciones, compromiso que ha de llevar aparejado un DEBER de cumplir unas normas. Caso de no respetarlas, que conlleven una sanción económica, parece claro que si sólo duele el bolsillo, hagamos que se lo rasquen.  Estas son las medidas:

  • Eliminar el secretismo sobre los sueldos
  • Aumentar el salario mínimo
  • Reparar y despejar los caminos de carrera de las mujeres
  • Introducir prácticas empresariles favorables a las familias
  • Introducir guarderías o apoyos para cuidado de los niños de los trabajadores
  • Fomentar la sindicalización
  • Eliminar la segregación ocupacional donde tipos de puesto son destinados por género

Puedes descargarte informe de CCOO aquí BrechaSalarialCCOO2016


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*