HACIA EL 8M.- La mayor pandemia sigue siendo la violencia machista

Más de 5.500 mujeres, niñas y adolescentes han desaparecido en Perú durante el 2020 (Nueva Revolución)

[…] “La desaparición de estas mujeres ya no está ligada a la idea de que desaparecen por motivos personales, sino por violencia, trata y feminicidios”. La desaparición de mujeres es un problema endémico en Perú: antes de la cuarentena por coronavirus, se denunciaban cinco desapariciones al día en promedio, pero la cifra se ha triplicado durante el confinamiento, según la Oficina del Ombudsman. Revollar indica que a causa de la falta de un registro nacional de la policía, se desconoce cuántas siguen desaparecidas. Porque Perú no cuenta con un registro nacional que centralice los casos de desapariciones. En octubre 2020 se pusieron en marcha las alertas online para difundir desaparecidas. Pero es muy difícil poner al día los datos de fechas anteriores. Tengan en cuenta que en España se comienzan a hacer estadísticas de asesinadas por violencia machista desde 2003. […]

Cuando su casa es el lugar más peligroso para una mujer: el confinamiento dispara la violencia de género en África del Sur (Público)

[…] Algunos hogares de África del Sur se han convertido en una jaula para las mujeres y niñas que conviven con maltratadores. El confinamiento por el coronavirus ha convertido sus viviendas «en focos de crueldad, violaciones y violencia» para ellas, «atrapadas» con sus agresores «sin poder denunciarlo ni escapar para ponerse a salvo», denuncia Amnistía Internacional.

Un informe difundido por la ONG señala que se ha producido un aumento de agresiones en Madagascar, Mozambique, Sudáfrica, Zambia y Zimbabue, al tiempo que las mujeres que presentan denuncias no son tomadas en serio por las autoridades y sufren el rechazo social debido a los «nocivos estereotipos de género». […]

Menos víctimas mortales, pero más control: por qué 2020 cerró con la menor cifra de asesinatos machistas registrados (ElDiario.es)

[…] Durante estos meses ha habido menos influencia de uno de los elementos que disparan el riesgo y que, en muchos casos, es detonante del asesinato, que es cuando la mujer advierte o materializa la ruptura abandonando el hogar o denunciando. Es decir, precisamente cuando el agresor pierde el control o percibe que lo pierde. Pero las posibilidades reales de salir de casa durante el confinamiento han sido más escasas que en una situación normal. En el segundo trimestre del año, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se interpusieron un 14% menos de denuncias que un año antes, la mayor caída de la serie histórica.

A ello hay que sumarle la crisis económica, que merma la autonomía y toma de decisiones para abandonar relaciones violentas, advierten las expertas. Las mujeres, añade Zorrilla, «han permanecido junto a sus agresores, sin poder huir, con menos apoyo del entorno, con más dificultades económicas… La reacción de la mayoría ha sido el sometimiento para evitar esa violencia, así que el objetivo de los agresores se ha cumplido». […]

“Los lugares más inseguros para las mujeres son sus casas”: Fundación Feminicidios de Colombia (infobae)

[…] Recién comienza el 2021 y no hay indicios de que la erradicación de la violencia contra la mujer, una de las problemáticas que se acrecentó en el país durante el año pasado, vaya por buen camino. A corte del 13 de enero, la Fundación Feminicidios de Colombia ha documentado el asesinato de 16 mujeres. Sobre uno de los crímenes, en Cesar, perpetrado el 10 de enero, en el que un hombre despojó de la vida a su compañera sentimental y a su hijastra, se supo más detalles.

Sucedió en el municipio de San Alberto, en el sur de este departamento del Caribe. Los testimonios de los vecinos, recogidos por las autoridades para esclarecer el crimen, apuntaron a que Atencio Zambrano, un mariachi de 51 años, atentó contra su compañera, Erika López Galán, de 30 años, en medio de un discusión. Con un arma blanca impactó en el cuello y el pecho a la víctima, también a su hija de 11 años, Adellys Camargo, quien intentó defenderla. Ambas murieron. […]

PORQUE EN TODO EL MUNDO LA MAYOR PANDEMIA SIGUE SIENDO LA VIOLENCIA MACHISTA,

por ello, marchamos JUNTAS HACIA UN 8M INTERNACIONALISTA!!!


1 comentario

  1. Y mucho me temo que también aquí en España, son extrapolable, con menor contundencia; aunque las cifras parecen indicar lo contrario (Art. del Diario Sur), y peor nos puede ir si no vemos la realidad de desigualdad y sometimiento que seguimos padeciendo las mujeres.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*