Rosa María Roffiel, Amora

Rosamaría Roffiel es una escritora, editora, poeta, novelista y periodista mexicana.

Se formó como periodista de manera autodidacta y trabajó en diversos medios de comunicación mexicanos. En 1979, con el triunfo de la revolución sandinista, se instala en Nicaragua para coordinar la publicación El Trabajador.

En 1982 regresa a México y funda Fem, el primer periódico feminista de América Latina.

Su primera obra literaria Amora (1989) está considerada la primera novela lésbica de México.

Amora es mi humilde contribución a la visibilidad de las feministas y las lesbianas en la historia de mi país.

En Amora, narrada en primera persona, Amora se sitúa en la ciudad de México, y relata, de manera sencilla, las dificultades que viven las mujeres en un ambiente que huele a machismo. Se trata de un relato basado en las experiencias de la escritora, con algunos tintes ficticios, que resaltan la relación que tiene un grupo de mujeres que viven bajo un mismo techo y describe cómo se descubre la sexualidad a través de la convivencia y la forma en que todas ellas deben actuar bajo un sistema patriarcal que las oprime.​

Durante mucho tiempo, la narrativa lésbica se encontraba ausente, es decir, la temática había tenido, durante mucho tiempo, abordajes eróticos escritos por autores masculinos; el amor lésbico, no se encontraba manifestado en libros o crónicas literarias, ni escrito por mujeres, por lo que, la obra de Rosamaría impacta la litaratura latinoamericana al publicar, en 1989, la primera novela llena de mujeres protagonistas que, además de hablar de su vida, se ven envueltas en un mar de historias cuya temática principal es el amor entre mujeres; Amora es por mucho, una novela sui generis que permite conocer un mundo hasta el momento poco nombrado. Como trasfondo la novela, y en general, la obra poética de Roffiel, tiene un contexto conquistado por el movimiento feminista; es decir, la obra en sí constituye parte de la militancia al nombrar el amor entre mujeres, no sólo romántico, sino el que se construye entre mujeres, compañeras y amigas para el soporte mutuo (sororidad). (Fuente heroínas.net)

También es autora de poemas que hacen referencia al amor lésbico, entre ellos, el poema Sobrevivientes.

Os invitamos a leer a esta gran poeta. Para cuándo una antología de poemas de ella? Alguna editorial que recoja el guante?

Quise ser hombre

Una vez quise ser hombre
para casarme con mi
hermana
que ya lleva tres divorcios.
Para amar a mis amigas
que en cada relación
mueren un poco.
Quise ser hombre
para fecundar sus vientres,
no de hijos, sino de poesía,
vino tinto, relojes parados,
unicornios azules.
Para decirle a Josefina
cuanto admiro su forma de
entregarse.
Para escribirle a Rosi
esas cartas que no llegan
nunca.
Llamar por teléfono a Pilar
que espera tantas tardes.
Llenar de caricias
prolongadas
el espacio de Beatriz,
que vive sola
y le tiene miedo a los
temblores.
Quise ser hombre,
para amarlas a todas y no
sentir más
el frío de sus lágrimas en
mi playera,
ni mirarlas apagarse,
ni presenciar sus funerales
en sus ataúdes de treinta
años.
Quise ser hombre
para invitarlas a volar el
periférico,
a bailar descalzas porque
el América
le ganó al Guadalajara,
para llevarlas del brazo
hasta una cama
donde no tengan que fingir
orgasmos.
Pero soy mujer y, aunque
puedo
compartir con ellas la
poesía,
escribirles cartas,
llamarlas por teléfono,
llenarlas de caricias
prolongadas,
volar el periférico,
bailar descalzas,
secar su llanto,
tocar su alma…
No es suficiente.
No les alcanza.
Porque, desde niñas,
aprendieron
que los hombres son un
premio al que
hay que amar, sin importar si ellos las
aman.

Bibliografía:

¡Ay Nicaragua, Nicaragüita!, Editorial Claves Latinoamericana, México (1986)
Corramos libres ahora (1986, 1994)
Amora (1989) Planeta, (1997) Editorial HORASyhoras (España), (1999, 2009) Raya en el Agua, México
Corramos libres ahora, Ediciones LeS VOZ, México (2007)
El para siempre dura una noche, Editorial Sentido Contrario, México (2003)
Irán, la religión en la revolución, Editorial Posada (1981)
En el fondo del mar no sólo hay peces, INAH Gobierno México (2010)


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*