15E Concentración en Málaga

El 15 de enero salimos a la calle una vez más por los derechos de las mujeres.

Los 12 escaños conseguidos por Vox en las últimas elecciones y el pacto alcanzado entre Ciudadanos, PP y Vox para el siguiente periodo en Andalucía, nos motivan más que nunca a luchar contra las políticas regresivas y por los derechos que las mujeres, poco a poco, hemos ido consiguiendo en el Estado español, logrados gracias a la presión que el movimiento feminista y los movimientos sociales han impulsado en las calles desde los años 80 hasta hoy.

A las posiciones que la derecha ha promovido durante años, se vienen a sumar ahora las propuestas aún más ofensivas de Vox que, de aplicarse, significarían un ataque frontal a nuestros derechos y nuestras vidas. Vienen a negar, con un discurso totalmente falso, la situación de clara desigualdad que vivimos las mujeres. Nos hablan de denuncias falsas, cuando la propia fiscalía calcula que en 2018 solo un 0,078% de las denuncias totales lo fueron (es decir, 96 de un total de 1.222.172 denuncias) y cuando la cifra de asesinatos machistas año tras año es escandalosa. Nos quieren negar, como ha venido defendiendo también durante años el PP, nuestro derecho a decidir si queremos ser madres o no; el aborto es un derecho que no es negociable, las mujeres debemos poder decidir sobre nuestra maternidad sin ningún tipo de tutela. No hablan de la brecha salarial o en las pensiones, no defienden los servicios públicos y la economía que persiguen es claramente regresiva para las y los trabajadores, y para los sectores más oprimidos.

Pero el ascenso de Vox no puede llevarnos tampoco a engaño: la situación que vivimos las mujeres tanto a nivel estatal como andaluz es de clara desigualdad, esté o no Vox en el parlamento, y las políticas que durante años han aplicado tanto PP como PSOE no han resuelto dicha desigualdad, sino que en muchos casos la han agravado. Un año más las cifras de asesinatos machistas han sido escandalosas, la brecha salarial sigue rondando el 25% en el Estado español, la precariedad de nuestros empleos sigue aumentando, nuestras pensiones siguen siendo míseras y aún lo serán más, el trabajo en el hogar sigue cargándose sobre nuestras espaldas, el cuidado de las personas dependientes y enfermas es casi exclusivamente nuestro, se nos sigue negando nuestro legítimo derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestra maternidad, se siguen utilizando nuestros cuerpos como mercancías para la venta de productos, se sigue dando una educación diferenciada a niños y niñas, seguimos cargando con el peso de ser las reproductoras de mano de obra barata para este sistema y, por si fuera poco, tenemos que seguir soportando el acoso en las calles, en los puestos de trabajo, en los centros de estudio y las actitudes machistas por doquier. En definitiva, seguimos estando relegadas a una profunda situación de opresión y explotación que, con el agravante de la crisis, el desmantelamiento de los servicios públicos y el aumento de la pobreza, se vuelve una situación insostenible para nosotras, por no hablar de la situación de las migrantes que viven aún peores condiciones de vida.

Tenemos que denunciar a los responsables: nuestra situación no es fruto de una biología diferente, es fruto de una política consciente que les permite seguir sacando beneficios de nuestra miseria y de la violencia que se cierne sobre nosotras. Tenemos que denunciar a la patronal, máxima garante del patriarcado; pero también tenemos que denunciar a sus representantes. Tanto el PP como el PSOE (incluido por supuesto el PSOE andaluz) han utilizado todas sus herramientas para perpetuar el machismo en Andalucía y en el Estado español. Y hoy tenemos que sumar a esta denuncia, la lucha contra las propuestas de Vox que suponen un ataque aún más directo a nuestros derechos como mujeres.

Somos conscientes de cómo se han conseguido los derechos que ahora damos por sentado: se han conseguido con la organización y la lucha en la calle, no en ningún parlamento. Por lo tanto, desde FELMA, pensamos que tenemos que seguir movilizándonos para frenar las políticas patriarcales de la derecha, por supuesto, pero también por conseguir la igualdad real, que está muy lejos de nuestra situación actual.

Contra la justicia patriarcal que perpetúa la violencia de género; por acabar con la brecha salarial; contra la precariedad laboral y las bajas pensiones; por la socialización de los trabajos de cuidado; por los servicios públicos, por la coeducación y por tanto contra la LOMCE; por el derecho al aborto libre, gratuito y en la seguridad social; y por todos los derechos que necesitamos como mujeres para tener una vida digna; solo cabe una salida: ¡organización y lucha!

Seguiremos movilizándonos: las calles son nuestras.

 


1 Comentario

  1. El tripartito es y será siempre Uno: el franco fascismo español!
    Sois fantásticas compañeras por tan humanas y solidarias.
    Salud!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*