Bar-Bahar, entre dos mundos

Esta es la primera vez que vamos a recomendar una película. Se trata de Bar Bahar, cine israelí del que conocemos bastante poco y que no llega a nuestras pantallas como no sea gracias a festivales. Además esta película cumple sobradamente el test de Bechdel.

Al menos dos personajes femeninos, que estos compartan escena y hablen entre sí, y que la conversación no trate acerca de hombres. Este film cumple sobradamente estas premisas.

Salma, Leila y Noor son tres mujeres palestinas, con pasaporte israelí; que optan por vivir una vida de libertad en Tel Aviv, lejos de sus lugares de origen, realidades que no podrían vivir en otros países islámicos… pero que tampoco les resultan fáciles de administrar, porque no se les permitirá, por muy “modernos” y evolucionados que sean los entornos en los que se desenvuelven (una estudiante universistaria de telecomunicaciones, una abogada y una chef/DJ) llegado el caso la tradición pesará por encima de todas las cosas. Los hombres, las sociedades patriarcales en las que han crecido les harán ver que ya han de “dejar de jugar” y pasar a ser “mujeres respetables”. 2016, se estrena la película, el machismo es la normalidad, el libre ejercicio de la sexualidad es impensable para una mujer y más donde el integrismo religioso está tan presente.

Salma, Laila y Nur no encajarán nunca. Son tres mujeres diferentes, en las que la sororidad permanece y aparece cuando llega el momento. Tres mujeres que deciden que hay otros deseos que perseguir  y por los que vivir, aunque para ello sean desgraciadas toda la vida. Las tres buscan el amor, pero como jóvenes palestinas se darán cuenta de que una relación escogida por ellas no es  muy probable. Tendrán que elegir su lugar en el mundo, sea en la ciudad o en sus pueblos.

Dirigida por Maysaloun Hamoud que debuta en la dirección de largometrajes con este drama que cuenta con un reparto principal formado por Mouna Hawa (Zaytoun), Sana Jammelieh y Shaden Kanboura. Aquí podéis leer una entrevista que se le hizo a la directora durante el Festival de San Sebatián.

La película fue la ganadora del XVII Premio Sebastiane. Este premio se concede por el colectivo Gehitu, que premia las películas que mejor reflejen las realidades, libertades y progresos del colectivo LGTBI. Se ha valorado la historia de denuncia de todo tipo de fundamentalismos.

que muestra la realidad de tres mujeres que pagan un alto precio para conquistar una parcela de libertad en la que poder ser ellas mismas, dentro de una sociedad en la que hagan lo que hagan no consiguen encajar

Otra película sobre violencia a la mujer? Nunca serán bastantes mientras sigamos teniendo motivos para denunciar el orden patriarcal, mientras haya que relatar las situaciones a las que se enfrentan las mujeres en el mundo. Más bien son pocas.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*